Temas de interés › Sobre amalgamas


Para conseguir una buena estética dental aconsejamos a nuestros pacientes cambiar los empastes de amalgama que se encuentran deteriorados por el paso del tiempo, por filtraciones o simplemente por desadaptación por otros empastes más estéticos con nuevos materiales del mismo color de los dientes: los composites o empastes estéticos.

La amalgama dental ha sido, sin duda alguna, el material más usado en odontología. Consiste en una aleación de plata, cobre, zinc, estaño y mercurio. Su uso ha disminuido drásticamente en los últimos años debido a controversias sobre su bio-compatibilidad, contaminación medioambiental y por sus pobres cualidades estéticas, aunque funcionalmente presenta un comportamiento óptimo.

¿Son peligrosas las amalgamas dentales?

El uso del mercurio en las amalgamas ha generado una gran controversia, ya que millones de personas tienen empastes de amalgama. Se ha investigado extensamente sobre este tema, pero la polémica aún continúa. El mercurio es un metal altamente tóxico, especialmente cuando se evapora, lo cual puede ocurrir a solo 20º C. Al existir en la boca temperaturas, que muchas veces sobrepasan los 40º C, continuamente se libera vapor de mercurio y éste es absorbido por el cuerpo. Esta liberación aumenta al masticar fuertemente, en personas con bruxismo (rechinamiento dental), comidas y bebidas calientes y al masticar chicles, por citar algunos ejemplos más comunes. Todos estamos expuestos al mercurio a través del aire, al tomar agua y en especial al ingerir ciertos tipos de pescados y mariscos. Desde cualquier fuente el mercurio se acumula en el organismo. Como ocurre con muchas sustancias, el daño causado es proporcional a la cantidad acumulada. Niveles bajos no causan ninguna enfermedad.

La controversia se origina en cuánto mercurio se libera de las amalgamas. Antes se pensaba que una vez endurecidos los empastes de amalgama eran inertes, no liberaban mercurio; sin embargo, sofisticadas pruebas han cambiado este punto de vista y ya sabemos con seguridad que pequeñas cantidades de mercurio se liberan en forma de vapor. 

¿Qué síntomas se pueden presentar por una exposición a altos niveles de mercurio?

La intoxicación por mercurio (mercurialismo), puede afectar gravemente al sistema nervioso central, a los riñones, a los pulmones y al sistema endocrino especialmente. Algunos estudios sugieren que el mercurio liberado por las amalgamas, puede causar diversos síntomas como pérdida de la memoria, ansiedad, irritabilidad, dolor de cabeza, fatiga, depresión, diarrea, etc.

¿Deben preocuparse las embarazadas que tienen amalgamas?

Existe mucha controversia sobre las amalgamas ya existentes, sin embargo, se recomienda que las mujeres embarazadas no se realicen obturaciones de amalgama,ya que el mercurio puede atravesar la placenta.

¿Existen alternativas a la amalgama?

Actualmente se utilizan materiales altamente estéticos, con una amplia gama de colores y buena resistencia a las fuerzas masticatorias, como son las resinas estéticas compuestas o composites.

Si la situación lo requiere, podemos utilizar coronas o carillas de porcelana. En nuestra clínica no usamos en ningún caso amalgama en nuestros pacientes.

¿Debo cambiar mis amalgamas?

Sí, toda amalgama deteriorada, desgastada o con caries secundaria debe ser removida cuanto antes. Hay que tener presente que la remoción de la amalgama puede causar liberación de mercurio, por lo que es importante que su odontólogo tome las precauciones necesarias para evitar exposiciones innecesarias a este metal, como la irrigación con abundante agua y la succión de la misma para evitar la absorción de los vapores de mercurio.