Temas de interés › Sobre odontopediatria (odontología para niños)


El trabajo clínico del Odontopediatra está íntimamente relacionado con el médico pediatra, especialmente para el tratamiento de enfermedades que requieran de un trabajo conjunto.

Estamos autorizados por la Junta de Andalucía para prestar servicios dentales a niños entre 6 y 15 años.

Consejos y recomendaciones para los padres.

¿Cuál es la causa?

Las causas principales son la falta de higiene y el consumo excesivo de azúcares entre comidas y antes de acostarse. Esto favorece la formación de la placa bacteriana, una placa blanquecina adherida al diente formada por múltiples bacterias; si se calcifica se llama "sarro".

¿Por que cuidar los dientes de leche?

La caries en dientes de leche impide preparar los alimentos para una correcta masticación, produciendo una mala asimilación de nutrientes en la etapa de mayor crecimiento corporal.

¿Que riesgos implica para el niño?

Infecciones bucales (flemones) con riesgo de diseminación de las bacterias por vía sanguínea produciendo endocarditis bacteriana, fiebre reumática o problemas renales. Falta de espacio para los dientes permanentes. Dolor dental. Sensibilidad al comer alimentos o bebidas fríos y calientes. Inflamación de encías (gingivitis) y enfermedad periodontal (piorrea).

¿Deben empastarse los dientes y muelas de leche?

Siempre. Las caries pueden provocar focos infecciosos a la larga perjudiciales para la salud del niño. Para facilitar la detección de las caries se debe visitar al odontólogo cada 6 meses.

¿Que es un mantenedor de espacio?

Si es demasiado tarde para salvar un diente de leche, se realiza su extracción. En el hueco debe colocarse un aparato llamado mantenedor de espacio para evitar la pérdida de espacio para el futuro diente permanente.

¿Como prevenir las caries?

Mediante el cepillado dental, la dieta, el flúor, los selladores de fisuras y revisiones periódicas en nuestra consulta. Es importante inculcar hábitos a edades tempranas, ya que aprenden y asimilan más rápido.

Biberón y caries

Dejar al bebé en la cuna con un biberón que contenga leche (incluida la materna), un preparado para biberón o un zumo, puede provocar caries. Si tu bebé necesita "juguetear" con un biberón para dormirse, rellénalo con agua.

Despertad en vuestro hijo entusiasmo y motivación por el cuidado de los dientes. Recordad que está en vuestra mano ser un buen ejemplo. ¡Y no olvidéis elogiarle después de cepillarse los dientes y alabar su radiante sonrisa!

¿Cuantas veces al día?

Mínimo 2 veces al día. Por la mañana y antes de irse a la cama. Imprescindible antes de acostarse, ya que durante la noche se produce una disminución de la saliva favoreciendo la formación de caries. Dedicar 2 minutos al cepillado. Cepillarse los dientes juntos es un buen ejemplo, ya que el niño aprende cuando mira e imita a los padres.

¿A que edad se debe empezar a cepillar los dientes?

Iniciar la limpieza de dientes desde que sale el primero. En bebés bastará con lavarlos con una gasa o un bastoncillo de algodón. Desde los 18 meses hasta los 3 años los padres cepillarán los dientes sin pasta para evitar que sea ingerida. Colocando a! niño tumbado o de pié. A partir de los 3 años, los padres procederán al cepillado previamente para luego dejar al niño que lo haga sólo. A esta edad, el niño aprenderá a manejar su cepillo. Entre 7 y 9 años la responsabilidad se comparte al 50%. A partir de los 9 años ya deben ser autosuficientes.

¿Que tipo de cepillo se debe usar?

De cerdas de nylon, dureza media, puntas redondeadas para no dañar la encía y mango corto. Existe una gama de cepillos según la edad de venta en farmacias. No se deben de compartir los cepillos. Cada niño debe tener el suyo. Cambiar de cepillo cada 3 meses cuando las cerdas se curven o aplasten. El cepillo eléctrico con pilas es recomendable en niños a partir de los 6 años. Pero antes deben haber aprendido a manejar el cepillo manual. Es ideal para niños discapacitados física o psíquicamente.

Evitar costumbres innecesarias

Como poner azúcar o miel en el chupete o mantener el biberón en la boca toda la noche. Provocan la aparición en los dientes de leche de las llamadas caries de biberón o rampantes.

La lactancia materna

Es la alimentación ideal en los primeros meses de vida. La leche materna es rica en lactosa que es menos perjudicial para los dientes que la leche artificial que contiene sacarosa.

El consumo excesivo de hidratos de carbono

Es el factor dietético más importante en relación con la caries dental. Sobre todo los alimentos azucarados pegajosos como chucherías, dulces, galletas, "ganchitos" y bebidas azucaradas.

Evitar la ingesta de alimentos azucarados

Eentre comidas y antes de acostarse. Durante el sueño se reducen los mecanismos de defensa como la saliva y los movimientos de lengua y labios.

La frecuencia de ingestión de azúcar

Es más importante que la cantidad. Si el deseo de comer dulces es muy fuerte se aconseja consumirlos durante las comidas y cepillarse los dientes después. Es más saludable tomar un dulce de postre que estar todo el día comiendo chucherías.

Promover en el niño hábitos alimenticios sanos

Sustituyendo los dulces por frutas, bocadillos y frutos secos. No se debe prohibir el consumo de dulces pero sí enseñarles que son un alimento ocasional. Deben aprender a llevar una dieta equilibrada con un aporte variado de nutrientes.

Dentífricos fluorados

Insuficientes contra la caries. Deben de ser complementadas con colutorios y aplicaciones tópicas profesionales. Sabores infantiles para favorecer su uso. Cantidad en niños a partir de 3 años: el equivalente a un grano de arroz. Cantidad en niños a partir de los 9 años: el equivalente a un guisante.

Enjuagues con flúor

Se emplean colutorios de uso diario con concentración de flúor de 0.05% o colutorios de uso semanal con concentraciones de flúor de 0,2%. Estos últimos son los empleados en campañas escolares. Antes de acostarse, es el momento ideal. La efectividad de los colutorios depende de un correcto cepillado previo y de evitar el consumo de leche (el calcio anula el efecto del flúor) u otro alimento después.

Pastillas de flúor

Prescritas por los pediatras. Debe ajustarse la dosis a la edad del niño. Indicadas hasta los 6 años, edad en la que se finaliza la formación y calcificación de los diente permanentes.

Aplicaciones tópicas profesionales. Los selladores.

Se emplea flúor en gel a alta concentración, aplicado en unas cubetas adaptadas al tamaño de la boca del niño. Realizadas por el odontólogo en el gabinete dental. Entre los 6 y los 16 años. Se da 1 sesión cada 6 meses.

Los selladores son un método preventivo contra la caries para los molares definitivos. Técnica indolora. Material blanco e invisible.

¿Es efectivo al 100% sólo el cepillado en las muelas?

No, las superficies masticatorias de las muelas poseen surcos y fisuras donde se quedan restos de comida ya que el cepillo dental no llega.

¿Como evitar las caries en las muelas?

Para solucionar este problema y prevenir la formación de caries en los niños se utiliza una técnica indolora muy efectiva: los selladores de fisuras que cubren estos surcos. El material es blanco semejante al de los empastes estéticos.

¿A que edad deben aplicarse los selladores?

A la edad en la que aparecen los primeros molares permanentes, aproximadamente a los 6 años. ¿Son efectivos? Sí, hasta el 80-90% en el primer año de su colocación. Los selladores deben ser supervisados por el odontólogo cada 6 meses. Se desgastan con la masticación. Por ello, cada 2 ó 3 años puede ser necesario colocar otros selladores nuevos par mantener su eficacia.

Ante un golpe en la boca debe acudírse urgentemente al odontopediatra, para realizar un diagnóstico y el tratamiento oportuno. Se debe explorar al niño y realizar radiografías.

El diente de leche afectado puede adquirir color negro. Realizaremos un seguimiento con revisiones periódicas a su hijo para evitar posibles complicaciones posteriores (necrosis pulpar, abcesos, celulitis,etc).El diente definitivo que saldrá después puede tener secuelas: manchas color amarillo-marrón, afectación de la raiz o cambio de posición. Estas se detectan y tratan cuando sale el diente.

¿Qué hacer ante un golpe en un diente de leche?

Las fracturas del diente se realiza reconstrucción con un material blanco (composite). Si existe afectación del nervio realizaremos un tratamiento llamado pulpotomía y posteriormente la reconstrucción del fragmento roto. Si se produce la caída completa del diente (avulsión). Se coloca una prótesis para recuperar las funciones de ese diente y mejorar la apariencia estética del niño. Algunos niños muy pequeños no la toleran. Nunca se reimplantan los dientes de leche. Si presenta movilidad se realizarán controles periódicos. Pudiendo ser necesario la extracción del diente. Nunca se ferulizan los dientes de leche.

¿Qué hacer ante un golpe en un diente definitivo?

Según el nivel de afectación se realizará el tratamiento: Fractura de algún fragmento: reconstrucción estética. Afectación del nervio: endodoncia y recostrucción estética Movilidad: ferulización inmediata (en las 24 horas posteriores) Caída del diente: reimplantación y ferulización.

Medidas urgentes si se cae un diente definitivo.

Conservar el diente en medio húmedo: vaso con suero, leche o en la propia boca, nunca envolverlo en servilletas o pañuelos. No tocar la zona de la raiz del diente. Intentar la recolocación del diente en su sitio. Lavándolo previamente con leche o suero fisiológico. Acudir al odontopediatra inmediatamente. Nosotros realizaremos el tratamiento y seguimiento adecuados.

¿A que edad salen los primeros dientes?

A los 6 meses, empezando por los dos incisivos centrales inferiores. Hacia los 30-36 meses se completa la dentición de leche: 20 dientes. El niño se mantendrá sin recambios hasta los 6 años.

¿Molestan los dientes de leche al salir?

Sí, este proceso natural es incómodo y molesto para el bebé. Los síntomas más habituales son: babeo aumentado, que puede producir pequeñas diarreas, irritabilidad, problemas del sueño, rechazo a la comida, tendencia a morder objetos duros. La salida de los dientes no causa fiebre, si acaso febrícula ( unas décimas de fiebre). Si el niño presenta fiebre alta acudir al pediatra para determinar la causa.

¿Qué se debe hacer para aliviar estas molestias?

Este malestar puede aliviarse mordiendo un objeto frío. Existen productos analgésicos de venta en farmacias. Nunca se deben de raspar o cortar las encías.

¿Cuándo se cambian los dientes de leche por los permanentes?

Este recambio se hace en dos fases: Entre 6-8 años: cuatro incisivos superiores e inferiores y las muelas de los 6 años. Entre 10-12 años: premolares, colmillos y muelas de los 12 años. 18 años: muelas del juicio.

¿Es malo que se retrase la salida de los dientes?

Cada niño tiene su propio "reloj biológico". Se considera normal un retraso o adelanto como máximo de un año y medio. Después hablaremos de "erupción precoz o tardía". En nuestra consulta realizaremos un visitas periódicas y si es necesario, controles radiológicos para valorar la evolución de su hijo.

Cuidados odontológicos del bebé

Visitar al odontopediatra cuando erupciona el primer diente. Entre los 6 y 12 meses de edad. Realizaremos un programa de consejos referentes a la lactancia, chupete, biberón, higiene y erupción dental.

Limpiar con una gasa sus encías y su lengua después de cada toma, arrastrando restos de leche u otro alimento. Como mínimo después de la última toma.Erupcionados los primeros dientes se emplearan cepillos especiales de venta en farmacias, son verdaderas caricias para el niño.

Embarazo e higiene oral

Los cambios hormonales producidos durante el embarazo, aumentan el riesgo de padecer enfermedad gingival.

Cepilla minuciosamente los dientes como mínimo dos veces al día con un cepillo dental de cerdas suaves y una pasta de dientes con flúor.

Realiza limpiezas interdentales diariamente con seda dental.

Informa al dentista sobre el embarazo y los cambios de medicación.

Someterse a una radiografía durante el embarazo implica un riesgo.